Mendoza

El comercio "formal" ya despidió a 275 empleados este año

La cifra de los primeros meses de este año va en alza comparada a los 425 despidos del año pasado. Sin embargo, hay mucha oferta laboral en el rubro.

El sector del comercio es, sin dudas, uno de los más afectados por la acción de la inflación, el miedo a perder el empleo y la caída del consumo. En Mendoza se registraron 25 negocios que cerraron sus puertas y un total de 275 empleados despedidos entre enero y mayo de este año, de acuerdo a datos que manejan en el Centro de Empleados de Comercio. 

Esta cifra muestra un alza en los despidos respecto del año pasado, que tuvo un total de 425 bajas laborales en todo el año. A esto se suma que en mayo las ventas minoristas tuvieron una fuerte caída en todo el país (un 2,3%) y Mendoza está entre las provincias con menos ventas. Según la CAME, la caída de ventas en el comercio mendocino alcanzó el 4%. Casi el doble que la caída nacional.

En los primeros cinco meses de 2017, los despidos fueron parejos entre supermercados y mayoristas, pero no alcanzan al 50% de las bajas realizadas por comercios chicos. En supermercados, las empresas echaron un total de 58 empleados, los mayoristas 24, y el comercio tradicional, 193.


Los súper y mayoristas despidieron menos que los comercios chicos
Una muestra de cómo el comercio tradicional sufre más los embates económicos se ve en las 12 bajas que tuvo el mayorista Tadicor en febrero de este año pero que corresponden al cierre del negocio de ropa que se encontraba dentro del predio del supermercado.

En tanto, las otras cadenas fueron despidiendo de a un empleado por sucursal o cada dos sucursales, aunque en el caso de Supermercados Vea, la mayoría no fueron despidos sino retiros voluntarios y corresponden a personal con muchos años de antigüedad.

Wal-Mart es la cadena que más empleados dejó cesantes (18), y le siguen Jumbo Retail con 15 y Millán (Átomo) con 13 despidos respectivamente.

"No hay una cantidad de despidos fuera de lo común, pero sí lo que se hace ahora es que no se toma personal nuevo” confirmó al Post una fuente de Cencosud.


Muchos locales cerraron en los shoppings
Los cierres y los alquileres altos.

Es cierto que la mano está dura para todos, y que uno de los gastos más difíciles de afrontar son los costos laborales. Pero si miramos de cerca el mapa de los negocios que cerraron, hay un denominador común: la mayoría se trata de locales ubicados en shoppings, lo que suma al costo la variable del alquiler del local.

De los 25 negocios del rubro "comercio" (no incluye gastronomía, hotelería, metalúrgica, industria, ni otras ramas) que bajaron las persianas, 19 de ellos estaban en los distintos centros comerciales de Mendoza. Además, se trata de locales de ropa de marcas de precios considerables que no pueden competir con los de Chile. Muchos de los mendocinos de clase media alta que compraban marcas en el shopping, se han volcado a hacer las compras en el país vecino.

Algo parecido se ve en el centro de Mendoza, donde a la par que proliferan los carteles de "se alquila” en locales de las calles más paquetas como 9 de Julio, Espejo o Peatonal, en la zona de "los persas" se ven cada vez más negocios. Y los precios son, en muchos casos, mejores que los de Chile: remeras escolares (de manga larga) por $27, conjuntos deportivos de acetato por $125 y pantalones de gimnasia por $40, han mudado la zona comercial del centro de Mendoza.


La zona de los persas está siempre llena de clientes
Antes, la ubicación era fundamental, ahora es la competitividad de precios.

Trabajo hay, pero ¿registrado?

Frente a los datos tan contundentes del alza en los despidos que registró el comercio entre el año pasado y el 2017, el Post quiso averiguar cuántas altas laborales hubo en estos meses. Sin embargo, el ministro de Gobierno, Dalmiro Garay (de quien depende la subsecretaría de Trabajo), señaló que "el registro de las altas lo tiene AFIP o Anses. Ese dato no lo tiene la subsecretaría de Trabajo que no hace un registro de ese tipo sino que, al revés, controla el trabajo una vez que está formalizado”. La pregunta obvia es ¿cómo controlan los trabajos si no tienen el dato de cuáles o cuántos son?

Y acá está el mayor problema: tanto la subsecretaría como los sindicatos no controlan los trabajos no registrados, o semiprecarizados: en el comercio es habitual que los empleados trabajen jornada completa cuando figuran como trabajadores de medio tiempo. Y si están en negro, se espera a que hagan una denuncia, en lugar de salir a auditar.

Relevando las ofertas laborales del sitio Empleos Mendoza que recopila los ofrecimientos publicados en los diarios, sólo en la segunda quincena de marzo hubo 77 pedidos de personal para comercio (sin contar gastronómicos).

Entonces, es difícil saber si los cierres de los locales en su mayoría de shoppings, o los despidos registrados por el Sindicato de Comercio constituyen una radiografía de la realidad. Pero sí configuran un dato aproximado. "Si hay un 35 % de trabajo en negro, es probable que en las contrataciones informales haya habido más despidos, en la misma proporción que en el empleo formal. O peor, porque pagan menos" dijo una fuente gremial. 


En los locales comerciales no se ve colas de gente buscando trabajo
De hecho, en Godoy Cruz y San Martín, la chaqueña casa textil Castellanas abrió un nuevo local hace varias semanas y la convocatoria de vendedores sigue en pie. 

Tal vez la mejor radiografía de la realidad es que, a pesar de que son varios los locales donde hay carteles pidiendo vendedores, no hay colas de gente solicitando el puesto.

 

 

Fuente:MendozaPost

Comentarios