Así pelea Londres la batalla contra las botellas plásticas

Los envases se han vuelto una pesada carga para el medio ambiente de la capital del Reino Unido.

Sadiq Khan ha dejado recientemente en claro que uno de sus principales objetivos durante la gestión en curso como alcalde de una de las ciudades más antiguas y cautivantes de Occidente será combatir los efectos nocivos que pueda tener sobre el medio ambiente local, una de las urbes más densamente pobladas del mundo.

La aplicación de distintas medidas para combatir la polución del aire ya han sido implementadas en la ciudad reconocida por monumentos como el Big Ben y el palacio de Buckingham, pero aparentemente el político británico perteneciente al Partido Laboristano planea conformarse sólo con reformas que afectan el tráfico vehicular en zonas céntricas y ahora ha decidido encarar una nueva "batalla ecológica".

Según ha trascendido recientemente, el alcalde nacido en el seno de una familia de clase trabajadora de origen británico paquistaní, planea poner a disposición de los residentes y turistas un mayor número de fuentes de agua, similares a las que se encuentran disponibles hace siglos en la ciudad de Roma, para que los transeúntes puedan recargar sus botellas y evitar que tengan que recurrir a contenedores descartables de un solo uso mientras se encuentran en la calle.

Según un comunicado compartido por su administración el día lunes, Khan "le ha solicitado a los representantes del ayuntamiento que examinen la viabilidad de un programa piloto de reabastecimiento comunitario de agua" a la vez que "alienta a que cada comuna identifique las locaciones adecuadas para fuentes de agua y estaciones de reabastecimiento en el planeamiento de futuros espacios públicos como parques y centros comerciales".

Otras medidas, como la posibilidad de considerar un programa basado en los centros de reciclado, están siendo consideradas; así como la aplicación de prácticas comunes en los EEUU como ofrecer agua del grifo en establecimientos gastronómicos.

Según consigna el periódico The New York Times, las botellas plásticas se han vuelto una "pesadilla medioambiental", con reportes que sugieren que alrededor del cincuenta por ciento de los mil millones de botellas plásticas en circulación no son recicladas. Según cifras de la ONG británica "Recycle Now", sólo en Gran Bretaña se utilizan unos 35 millones de botellas por día, de las cuales únicamente 16 millones se llegan a reciclar.

Las distintas fuentes de agua disponibles en Londres desde la era Victoriana han ido desapareciendo con el paso de los siglos, a diferencia de ciudades como Roma y Paris donde todavía se puede ver como, quienes transitan sus antiguas calles, suelen beber y recargar sus botellas en los grifos públicos.

Comentarios