Policiales

Así fueron los últimos robos de armas policiales

Los hechos ocurrieron el jueves y viernes. Ambos policías, uno de la Lucha contra el Narcotráfico y otro de la Comisaría 33ª, dijeron que fueron asaltados mientras estaba de franco. Los detalles de las denuncias.

"El arma provista es como la katana del samurai: no te la pueden sacar vivo. Yo pienso eso. A mí, vivo no me la van a quitar. Es una extensión de tu cuerpo. Es una cuestión de honor más que nada. Y tenés que cuidarla porque es un bien del Estado”, reflexionó un policía con años en Investigaciones consultado por el robo de armas policiales que viene preocupando a las autoridades desde hace meses.

En pocas horas hubo dos nuevos hechos y, otra vez, hay malestar en el Ministerio de Seguridad. Más porque los casos han crecido el doble desde el inicio de este año, como informó El Sol en abril.

Lo cierto es que el jueves por la tarde y el viernes por la mañana, dos efectivos, uno de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico y otro de la Comisaría 33ª de Capital, denunciaron que fueron asaltados por sujetos armados que les sustrajeron la pistola calibre 9 milímetros. Los casos llegaron a la Justicia y también a la Inspección General de Seguridad (IGS) a través de un sumario administrativo.

Este diario pudo acceder a los detalles de los hechos denunciados por la auxiliar Natalia Victoria Mulet Asencio (29) y el cabo Carlos Iván Lira (54), respectivamente, en el departamento de Luján de Cuyo mientras ambos se encontraban, de acuerdo con fuentes consultadas, con franco de servicio. 

Tomando mate 

El jueves se reportó el primer caso. La auxiliar Mulet, oriunda de Ciudad (ver foto, se pixela su rostro para no perjudicar su labor diario), sostuvo que dos asaltantes la abordaron mientras se hallaba distendida con una amiga en Blanco Encalada. 

Esta versión agrega que los sujetos la amenazaron y le quitaron la billetera. En ese momento, advirtieron que estaban frente a una policía de la provincia, debido a que vieron la credencial. 

La auxiliar Natalia Mulet, de Lucha contra el Narcotráfico. También dijo sufrió un asalto.

Acto seguido, describió Mulet, le rompieron el vidrio del rodado ­–un Peugeot 208 patente AA393TT­– y le sustrajeron la pistola 9 milímetros reglamentaria marca Taurus PTA 609, número fabril TBU383699 con un cargador y 12 municiones. 

Por último, la auxiliar –que trabaja casos de narcocriminalidad– relató que los asaltantes escaparon en una moto 110cc negra sin que nada pudiera hacer para frenarles el paso. 

De civil 

Por su parte, el cabo Carlos Iván Lira, nacido el 30 de abril de 1963 (ver foto, se pixela su rostro para no perjudicar su labor diario), denunció que el viernes a las 7.20 fue atacado por dos asaltantes cuando se encontraba al lado de su auto, el que había sufrido un desperfecto mecánico cerca del conocido local Multirepuestos. 

Lira, con domicilio en el barrio Huarpes III, sostuvo que se movilizaba en su auto –un Fiat Siena dominio GMR085– por calle Serrano hacia el sur cuando, antes de llegar al cruce con la lateral Norte de Paso, comenzó a calentar el motor. 

El policía Carlos Lira, de la Comisaría 33ª, denunció que fue asaltado.

Sostuvo que se bajó para analizar el desperfecto y que, en ese momento, aparecieron dos sujetos armados. Describió que ambos portaban revólveres, al parecer, calibre 32 y vestían ropa oscura deportiva. Uno tenía "campera con capucha” y el segundo "pasamontañas”, señaló en la denuncia. 

Siguiendo el relato de Lira, uno de ellos comenzó a palparlo para sustraerle las pertenencias. Hasta ese momento, no habían advertido que estaban ante un miembro de la fuerza, debido a que vestía ropa de civil.

Sin embargo, cuando lo tocaron en la zona de la cadera –añadió– notaron que tenía una pistola y se la arrebataron. 

Se trataba del arma provista por el Estado, una pistola calibre nueve marca Browning, número de serie 46750 con un cargador y 12 cartuchos. Los asaltantes lo hicieron tirarse al suelo y escaparon hacia el barrio Nogal III, donde los perdió de vista. 

En ambos casos, Policía Científica trabajó en busca pruebas. Sin embargo, no hubo detenidos ni armas recuperadas.

Este año se han detectado más casos

Desde el año pasado se han detectado más armas policiales en poder de delincuentes. También uniformes y chalecos antibalas. La preocupación de la cúpula del Ministerio de Seguridad va de la mano con los números: en aumento. Este diario realizó informes a fines del año pasado y también en abril sobre esta problemática. 

Las estadísticas de la Inspección General de Seguridad (IGS) evidencian un crecimiento de sumarios por denuncia de robo o pérdida de armas provistas por el Estado. Por ejemplo, en los primeros tres meses del 2017, se iniciaron 12 expedientes; mientras que en el mismo período del año pasado se hicieron 8. 

Por aquellos días, el titular de la IGS, Marcelo Puertas, sostuvo que han detectado falta de responsabilidad en la custodia de las armas de parte de los policías, por lo que están solicitando sanciones más duras. En algunos casos, los policías son los que tienen que pagar por una nueva pistola. 

Comentarios