Bestias: violaban y hambreaban a sus propias hermanitas

La historia de terror transcurrió en una humilde vivienda en San José del Boquerón, un paraje de Santiago del Estero. En ese lugar, dos niñas fueron reducidas, maltratadas y ultrajadas durante varios años por sus dos hermanos mayores, hasta que todo se reveló y uno de ellos fue detenido, mientras el otro está prófugo de la justicia.
Las niñas tienen 10 y 12 años y la Justicia las ha rescatado de este infierno que comenzó cuando tenían 6 y 7 años, respectivamente, según han reconstruido los fiscales de la causa, Santiago Bridoux y Gabriel Gómez.
Los vejámenes comenzaron con manoseos y con el tiempo se fue agravando. Hartas de lo que padecían, seis meses atrás las hermanitas confiaron todo a su madre.
La mujer sospechaba que algo malo ocurría porque sus hijos cuidaban a las hermanitas como si fueran novios celosos y protectores.
"Nos pegan y llevan al monte para violarnos", relataron las niñas, presas de un sufrimiento indescriptible.
Tras la denuncia de la madre, los dos hermanos desaparecieron de San José del Boquerón.
Durante medio año trabajaron en los montes y aserraderos del Chaco.
En forma paralela, el fiscal Bridoux edificó la causa con exámenes médicos, Cámara Gesell, testimoniales y otras pruebas vitales.
Dos días atrás, la Seccional 22 descubrió que uno de los hermanos volvió a San José del Boquerón. Y la policía por fin pudo detenerlo. El otro sigue en el Chaco.
Fuente: El Liberal
Comentarios