Entre la reforma, el déficit y las aspiraciones para 2019

El Gobernador brindó una entrevista en la que hizo un balance de la gestión de Cambiemos y analizó el panorama político de cara a 2019.

El gobernador Alfredo Cornejo ostenta una resonante victoria política: logró la marcha atrás en la reforma tributaria presentada por el Ejecutivo nacional. De este modo, consiguió que el vino siguiera sin tributar tras el revuelo causado por la nueva alícuota al producto emblema de la provincia. 

Una vez calmadas las aguas, Cornejo brindó una entrevista al diario Clarín donde habló de la puja por la reforma tributaria, del déficit fiscal y de las aspiraciones para 2019, entre otras cosas.


Cornejo logró la modificación de la reforma tributaria de Macri. 
-¿No es una paradoja que uno de los 5 gobernadores de Cambiemos haya sido uno de los primeros que pidiera una modificación?

-Hay tres señales. La primera es que tenemos un Gobierno que escucha. No solo el Presidente sino también Nicolás Dujovne y Francisco Cabrera. En segundo lugar, el árbol no debe tapar el bosque. Todos tenemos que ayudar y ceder, como pidió el Presidente, pero el impuesto interno al vino iba en contra de todas las reformas que se quieren lleva a la práctica. No era coherente. Mi defensa es del interés general, no del interés sectorial vitivinícola, que es legítimo. Es porque es importante para el desarrollo productivo de la provincia y de la Argentina. Hay pocas actividades que puedan aumentar exportaciones como el caso del vino. En 12 o 15 años podríamos exportar US$ 3 mil millones. Eso agrega a las cuentas nacionales.

-¿Cómo le cayó la foto de Ricardo Lorenzetti con María Eugenia Vidal días antes de la reunión con el Presidente y todos los gobernadores?

-La gobernadora está defendiendo legítimamente el Fondo del Conurbano y creemos que es injusto el límite de los $ 650 millones. El resto de las provincias planteamos que el Fondo sea restablecido en niveles normales, pero que no se le toque dinero a las provincias, en la medida que eso se cumpla, creo que la mayoría vamos a coincidir.


Vidal y Lorenzetti juntos, la foto que generó malestar en las provincias.
-¿Y cómo se cubre el déficit?

-El Gobierno está haciendo una propuesta de un pacto fiscal que vamos a analizar técnicamente cada una de las provincias. El eje es derogar el artículo 104 completo y a las provincias que pierden compensarlas con recursos del Estado nacional.

-¿No es contraproducente que el Estado siga ampliando su gasto cuando pretende bajar el déficit?

-Reducir el déficit público debe ser una prioridad de todos los argentinos. Está vinculado a terminar con el populismo. La Argentina no va a salir por magia sino organizando los recursos productivos. Se requiere mucho coraje. La reforma previsional es para darle sostenibilidad al sistema de jubilaciones para los futuros jubilados. Hay que hacer un rebalanceo. Eliminar el déficit público requiere que la economía crezca, no solo meter mano sobre en el gasto, como están haciendo varias provincias. La receta ortodoxa de un ajuste de shock es inviable políticamente y el gradualismo del Gobierno llevó al Gobierno al éxito en las elecciones de medio término.

-En la Casa Rosada ya hablan de la reelección de Macri. ¿Usted también trabaja para eso?

-En un país con baja institucionalidad los hombres y mujeres que están al frente de las instituciones son más importantes que las instituciones. Yo aspiro a que Cambiemos gobierne muchos años y sostenga este plan. La Argentina no va a salir de sus problemas en mucho tiempo. La persona que mejor expresa eso es el Presidente. Desconozco si se quiere presentar.

-¿El radicalismo no debe tener un precandidato presidencial en 2019?

-La experiencia que se tuvo en Cambiemos en 2015 no fue mala. fue una experiencia constructiva. Ni Macri ni (Ernesto) Sanz ni (Elisa) Carrió se atacaron. Tal vez sea necesario. Es prematuro definirlo ahora. El radicalismo tiene que ser más Cambiemos y menos UCR y lo mismo el PRO. Es la mejor forma de representar a una buena parte de los ciudadanos que se sienten comprometidos con Cambiemos y que en esta elección acompañaron más que la anterior


"Aspiro a que Cambiemos gobierne muchos años y sostenga este plan".
-Angel Rozas renunció al interbloque en el Senado, porque no sentía que se respetara a la UCR.

-Fue una pena la renuncia de Rozas al interbloque. Algunas de las razones que esgrime son legítimas y soy solidario con él. En líneas generales los gobernadores y los intendentes radicales y los legisladores son escuchados y a veces influyen en las decisiones. Cambiemos es una coalición de gobierno, pero tiene un líder que tiene la última decisión. Yo hago lo mismo en Mendoza.

-¿Aspiran a crear una liga de gobernadores de Cambiemos?

-El gran desafío en 2019 es que Cambiemos gane en algunas gobernaciones. Hemos tenido performances muy buenas en provincias grandes como Córdoba y Santa Fe y y hay una serie de figuras que podrían ser candidatos a gobernadores, como el caso de José Corral.

-¿Está agotada la polarización?

Tenemos que dar un salto de calidad en el debate público en la Argentina hace tiempo. Con la reforma fiscal y el Fondo del Conurbano estamos dando un salto de calidad. En cuanto a la dicotomía con Cristina (Kirchner) no hay que despreciar lo que ha dejado en la cultura cívica argentina el kirchnerismo. Representa a una minoría activa que se siente representada. No ayuda al salto de calidad que necesitamos, lo que ella representa va a perder peso pero no va a desaparecer. 
 
Mendozapost -
Comentarios